jueves, 5 de diciembre de 2013

SOBRE LAS MUJERES CASTRADORAS


Es un invento del hombre como la felicidad que sólo se materializa cuando haces el amor y eres completamente correspondido…

En la actualidad el matrimonio es visto como una institución anacrónica y opresiva y los jóvenes no quieren tener ningún compromiso ni hijos que les baje su nivel de vida y su libertad para viajar y disfrutar de la vida ya que uno se la pasa desviviendose por los hijos 
cuando se es padre responsable
 y ellos le dan una patada en el culo cuando ya no los necesitan o porque su temperamento es completamente diferente o han sido víctimas de un matrimonio disfuncional o han sido testigos de violencia intrafamiliar.
El problema con el amor es que si eres normal tienes que buscarlo y compartirlo con una mujer y las mujeres salvo notables excepciones son basicamente castradoras primero con el esposo y luego con los hijos y lo quieren tener como perico enjaulado. Por otro lado los hombres son esencialmente infieles dado su naturaleza y misión de perpetuar la especie sin que este razonamiento tenga que ser entendido que todos los hombres son unos cerdos, pero la infidelidad es absolutamente intolerable para las mujeres castradoras mientras que ellas sí se permiten sus metidas de patas, para ilustrar con un ejemplo tenemos la serie “AMAS DE CASA DESESPERADAS” o “SEXO EN NEW YORK”, es por eso que la tasa de divorcios se dispara para arriba cada año y es más frecuente en los jóvenes el no querer tener ningún compromiso conyugal y mucho menos tener hijos que lo esclavicen para toda la vida.
Cuando una esposa quiere llevar los pantalones de la casa y utiliza la castración mental del marido para conseguir su propósito seguramente vendrá la violencia intrafamiliar y el divorcio, preferentemente sin hijos, que establezcan un nefasto nexo de por vida con tan estrafalaria mujer tan poco femenina.
En mi humilde opinión la esencia de la mujer es la satisfacción que siente al castrar toda iniciativa del esposo y de los hijos al llevarle siempre la contraria o criticarlos destructivamente, pero como dije antes también hay casos excepcionales en que la mujer no es la enemiga del hombre sino su más fiel aliada ya que piensan igual y comparten los mismos gustos siempre y ella es el apoyo incondicional del marido, pero de esos casos excepcionales tenemos pocas noticias y el mensaje es el siguiente si encuentras el amor con una mujer cuídate mucho porque una mujer te puede llevar a la gloria o a la destrucción terminal más desoladora que te puedas imaginar.
Una de las costumbres más detestables de las esposas es la de querer controlar todo, todo el tiempo, y meter la nariz donde nadie las llama. Incluso cuando ya están viejas, ciegas y arrastrando las patas no cambian el mal hábito como el mal aliento que tienen de querer organizar todo el cotarro y andar averiguando todo, sobre todo. Pero lo más irritante es que no se pueda mantener una conversación o discusión racional porque interrumpen al esposo de la manera más humillante y grosera con el cuento de que “bájame la voz”, comportamientos estos que generalmente degeneran en la invariable violencia intrafamiliar.
En lo que a mi respecta después de haber realizado muchas lecturas de la Biblia y de libros de antropología, cualquiera que intente guiar su vida según los preceptos irracionales de la mentalidad judeocristiana seguramente tiene un tornillo suelto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario